Sant Antoni consolida su apuesta por la gestión inteligente del agua de la mano de FACSA

facsa-sant antoni
  • Las entidades instalan contadores inteligentes que permiten conocer el consumo en tiempo real, controlar el estado de las facturas o detectar posibles averías
  • Además, Sant Antoni da un paso más para convertirse en una Smart City con la implantación de sensores ambientales, de aparcamiento, sonido, humedad y temperatura o control de residuos

El agua es un vector fundamental dentro de la estrategia de Sant Antoni de Portmany para convertirse en una ciudad inteligente. Es por ello que, respondiendo además a su compromiso con la innovación y la mejora continua, FACSA y el Ayuntamiento de la localidad han puesto en marcha un completo plan de transformación tecnológica en el servicio de abastecimiento de agua y alcantarillado, para actualizar el servicio en favor de una gestión más eficiente y sostenible.

La primera actuación – que responde a las inversiones comprometidas de 3.500.000 € y está financiada en su totalidad por FACSA – ha sido la instalación de 1.200 contadores inteligentes equipados con tecnología de telelectura vía radio LoRa. Un número que se verá incrementado en las próximas semanas por decisión de la compañía a fin de dotar de una mayor cobertura a la ciudadanía.

En concreto, la instalación se ha realizado en el barrio de Ses Païsses y en el núcleo urbano de Sant Rafel -que forman sectores hidráulicos definidos- así como en los grandes consumidores del municipio.
Las ventajas de esta tecnología para los abonados y abonadas son múltiples, ya que permite disponer de información en tiempo real del consumo, así como configurar alertas personalizadas ante la existencia de una posible fuga o un consumo muy elevado, evitando la pérdida de agua y los costes por consumos excesivos.

Además, la tecnología también ofrece ventajas para la gestión técnica de todo el sistema de abastecimiento, ya que hace posible controlar el rendimiento hidráulico de la zona, la disminución de pérdidas en la red y la recopilación de información para la modelización del sistema o la previsión de la demanda.
Con ello se consigue minimizar el volumen de las fugas en red, al acortar considerablemente el tiempo de detección y, por tanto, de reparación, pudiendo detallar, además, si se trata de fugas públicas o particulares para avisar al abonado/a concreto.

La diferencia con un sistema convencional de telelectura reside en la red fija LoRa. Una tecnología inteligente que FACSA ha puesto a disposición del Ayuntamiento de Sant Antoni y que es totalmente compatible con cualquier tipología de sensórica adicional, lo que posibilita implantaciones Smart City en el municipio.

Así, y a fin de dar un paso más para convertir Sant Antoni en una Smart City, se ha iniciado la instalación de sensores de muestra de humedad y temperatura, sensores de aparcamiento para indicar en tiempo real la disponibilidad de plazas, sensores ambientales, sensores de sonido y sensores de residuos, capaces de medir en tiempo real el nivel de llenado y la temperatura de los contenedores, a fin de optimizar su gestión ahorrando tiempo, dinero y reduciendo las emisiones de CO2.

Desde la compañía señalan que esta actuación, junto con otras iniciativas del plan de transformación tecnológica que concluirán este año, generar una infraestructura inteligente que permitirá tener todos los datos en directo para optimizar los recursos al máximo dar un salto cualitativo y cuantitativo en términos de sostenibilidad.

Comparte esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin