Sant Antoni mejora su eficiencia hidráulica reduciendo un 55 % las pérdidas de agua en su red de abastecimiento

centro-control-sant-antoni-facsa

Fruto de las intensas labores de optimización de la eficiencia hidráulica llevadas a cabo durante 2020, el Servicio Municipal de Aguas de Sant Antoni de Portmany ha conseguido dar un nuevo paso hacia la sostenibilidad. Y es FACSA ha logrado aumentar la eficiencia hidráulica de Sant Antoni reduciendo en más de un 55 % el nivel de pérdidas de agua, lo que se traduce en un ahorro anual de más de 264 millones de litros de agua, cantidad equivalente al consumo medio de una población como Sant Antoni durante 2,5 meses.

Para lograrlo se han instalado durante el año 2020 3.200 metros de nuevas conducciones y renovado un total de 6.000 metros de la red de abastecimiento, priorizando aquellas canalizaciones en peor estado de conservación. Así pues, se ha procedido a la renovación de la red de abastecimiento de agua potable de Ses Païsses, de Cala Gració -ambas con graves problemas de roturas y fugas- y de calles como General Balanzat, Tarongers y Ses Vinyes, entre otras. Todo ello enmarcado en las inversiones iniciales establecidas en el contrato de concesión firmado entre FACSA -la empresa concesionaria del servicio- y el Ajuntament de Sant Antoni de Portmany, así como en el canon anual de obras de mejora.

Tecnología al servicio del agua

La digitalización del servicio de agua ha sido otra de las apuestas más ambiciosas llevas a cabo para conseguir esta importante reducción de pérdidas. Y es que el municipio cuenta ahora con un sistema de telecontrol que permite conocer en tiempo real el estado de las instalaciones del servicio, pudiendo actuar sobre ellas de inmediato mediante los sistemas de alarma instalados. Ello permite adecuar mucho mejor los recursos del servicio a la demanda de consumo de la población.

Por otro lado, la mejora de la eficiencia hidráulica de Sant Antoni también ha dependido de la instalado un sistema de sectorización y monitorización de la red que hace posible a los gestores conocer en tiempo real los caudales y presiones en los diferentes puntos de la red y, por tanto, localizar y acotar con mayor resolución y celeridad las pérdidas de agua en la red.

Gracias a estos novedosos sistemas telemáticos, así como a las inversiones efectuadas en equipos de detección de fugas de última generación, se han localizado y reparado más de 100 fugas de agua en la red de distribución de agua potable del municipio, que, unido a la renovación y mejora de las redes, ha tenido como consecuencia esta importante reducción de pérdidas desde el inicio del contrato por parte de FACSA.

Comparte esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin