FACSA revisa más de 500 kilómetros de conducciones durante este año

Gracias a la implantación de un plan de mejora del balance hidráulico, la empresa consigue ahorrar 34,5 millones de litros al día durante el año 2013.
 
Con la puesta en marcha de este nuevo proyecto, FACSA transmite una vez más su firme compromiso por una gestión sostenible y eficiente de los recursos.
 
El departamento de detección de fugas del área de abastecimiento de FACSA ha revisado 576 km de conducciones durante el año 2013. Estas inspecciones se han realizado tanto en los abastecimientos gestionados por FACSA en la provincia de Castellón, como en el resto de España. Gracias a estas revisiones de carácter preventivo se han detectado 1.450 fugas que han permitido ahorrar más de 34.500 m3 de agua al día.
 
Estos resultados tan positivos, se deben a la amplia experiencia de FACSA en el sector, además del uso de los medios más modernos disponibles en el mercado, entre los que se encuentran la correlación acústica, geófonos y prelocalizadores acústicos.
 
FACSA recoge datos de todos sus abastecimientos en tiempo real, mediante su avanzado Sistema de Telecontrol. El sistema de telecontrol es una plataforma tecnológica compleja, que utiliza los últimos avances en tecnologías informáticas y telecomunicaciones y que proporciona información del estado de funcionamiento de todas las infraestructuras del sistema de agua.
 
Se ha diseñado una herramienta para el tratamiento de toda esta información en tiempo real, que analiza los datos y permite la generación de informes para conocer el estado de cada abastecimiento en todo momento. Controlar la evolución de los volúmenes y caudales nocturnos permite una rápida detección de anomalías en la red, gracias a un sistema de alarmas automático, que permite notificarlas de manera inmediata. Esto permite una considerable reducción del tiempo de respuesta y de solución de la incidencia.
 
FACSA tiene la red de distribución dividida en sectores, con caudalímetros y sensores de presión instalados en cada sector y telemandados. Al estar monitorizados en tiempo real a través del centro de control, es posible detectar las fugas de forma inmediata, así como controlar en tiempo real cualquier incidencia en la red, minimizando las pérdidas de agua y las afecciones a los usuarios.
 
Otro campo de actuación en el cual ha centrado sus esfuerzos FACSA es la gestión de la presión de suministro en la red de distribución. Para ello se realiza un estudio pormenorizado de la presión de todos los municipios, con el objetivo de evitar presiones innecesariamente elevadas en momentos de baja demanda. Esta actuación implantada por FACSA permite evitar fugas de elevados volúmenes de agua y la aparición de nuevas averías.
 
Para la gestión de toda la información relacionada con las redes y la búsqueda de fugas, FACSA dispone de las redes de distribución de agua potable y saneamiento digitalizadas mediante el Sistema de Información Geográfica (GIS). Este sistema refleja la ubicación de cada uno de los elementos que componen la red de distribución, muestra información correspondiente a dicha infraestructura y permite realizar simulaciones sobre ella.
 
Las principales ventajas que incorpora para la mejora de la eficiencia hídrica son:
  • Registro de todas las conducciones revisadas por los equipos de detección de fugas.
  • Registro de todas las fugas detectadas en las conducciones y sus elementos.
  • Gestión de equipos de prelocalización de fugas.
  • Generación de informes de conducciones revisadas por los equipos de detección de fugas.
  • Apoyo en la toma de decisiones para la renovación de red, gracias a la información histórica de fugas.
 
Con el desarrollo de esta iniciativa,  FACSA ha conseguido una optimización de los recursos hídricos y un mayor aprovechamiento del agua disponible, al tener un control total sobre el agua distribuida y las pérdidas de agua en red.
 
Asimismo FACSA muestra una vez más, su compromiso con el medio ambiente: la compañía dispone del certificado UNE ISO 50001, sistema de gestión energética que establece los requisitos para fomentar el ahorro y la eficiencia energética así como del certificado ISO 14001 de gestión ambiental.