Facsa expone cómo reducir el gasto energético en la depuración de aguas en el IV Foro del Agua de Castelló

Foro-del-Agua

Expertos en el uso, tratamiento y control del agua han abogado por mejorar la cultura de los recursos hídricos a través de una mayor concienciación social en el debate de la cuarta edición del Foro del Agua, bajo el título Binomio agua-energía desde la óptica del uso urbano y agrícola del agua. Una cita organizada por El Periódico Mediterráneo con el patrocinio de Facsa y la colaboración de la Diputación y la Universitat Politècnica de València.

El director del área de Saneamiento y Depuración de la empresa Facsa, Luis Basiero, ha detallado en el transcurso del foro cuáles son las actuaciones en las que trabaja la compañía, y ha expuesto ejemplos que son aplicables a todo tipo de instalaciones, desde las ubicadas en localidades pequeñas hasta grandes ciudades.

Para lograr una disminución de este gasto, con su consiguiente efecto beneficioso en el ahorro de recursos naturales y una reducción de los costes globales, Basiero mencionó que hay que evaluar «el tamaño de la planta, la ubicación y el consiguiente coste del transporte de las aguas hasta el punto de tratamiento o su diseño», por lo que las variables para introducir inversiones de ahorro son amplias.

«Hay que medir y controlar cada parámetro, con procesos con la gestión de los activos, el adecuado mantenimiento o el uso de energías renovables, como la solar», relató.

Casos en la provincia

En algunos casos, todas estas propuestas ya son una realidad. El responsable de Saneamiento de Facsa comentó el caso de la depuradora de Nules-la Vilavella, donde «una planta solar, el cambio de equipos de tratamiento de fangos y el cambio de equipos obsoletos nos ha hecho ahorrar en 15 meses el 50% del consumo energético». Algo a considerar con el actual precio de la electricidad.

Pero también se puede hacer en municipios más pequeños, como una instalación fotovoltaica en la planta de Benafigos-la Sarratella, que ha reducido el consumo en un 90%, o en Fuente La Reina y Castillo de Villamalefa

La compañía, que también opera en otros puntos de España, cuenta con otro hito en Sevilla. La depuradora de Copero, «que trata 100.000 metros cúbicos de agua al día». En este caso, se centran en las posibilidades de reaprovechamiento de los fangos procedentes del agua tratada, que permiten generar biogás. Con una planta de cogeneración «hay días en los que la planta está al 98% de autoconsumo y es prácticamente autosuficiente».

Inversiones

Para que estos ejemplos se extiendan a todas las depuradoras existentes en Castellón, Basiero comentó que es necesario apostar por las inversiones. «Ya sabemos que la inflación desincentiva las nuevas actuaciones, pero es un reto que hay que asumir». No en vano, el ciclo integral del agua supone, por hogar, un consumo de 120 kilovatios hora cada año. «Es el 4% del consumo eléctrico medio en los hogares españoles, que equivale a la media del consumo anual para ver la televisión en cada hogar», detalló.

Nuevas directivas

Relacionado con ello, hay otro desafío a tener en cuenta en los próximos meses, como es la aplicación de nuevas normativas para la reutilización de aguas para destinarlas a usos como el agrícola. Un campo en el que la Comunitat Valenciana se sitúa en los primeros puestos de España. La adaptación de los procesos supondrá cambios en el funcionamiento de las plantas, y su coste dependerá de la optimización energética y el uso de tecnologías lo más sostenibles posibles.

Comparte esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin