Facsa mejora la red de pluviales en Vila-real para evitar las inundaciones

Vila-real-inundaciones

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, y el concejal de Servicios Públicos, Xus Madrigal, han visitado el resultado de las obras de mejora de la red de saneamiento y pluviales en la calle Pere III, un programa piloto, ejecutado por Facsa, que ya ha demostrado en su primera fase la efectividad para evitar las inundaciones con las lluvias fuertes.

“La mejora continua de las infraestructuras y de la red, tanto de saneamiento como de pluviales, es uno de los pilares fundamentales del Plan de prevención de inundaciones que desplegamos, a través de diferentes frentes, a lo largo de todo el año”, explica Benlloch, quien recuerda que este tipo de actuaciones se suma a la limpieza de barrancos y la dotación de nuevas infraestructuras.

El programa piloto en la calle Pere III ha constado de dos fases. En cada una de ellas, se ha actuado tanto sobre la red de saneamiento como sobre la captación de pluviales. Una de las principales innovaciones introducidas en este proyecto es que se ha aprovechado las infraestructuras existentes para su uso como tanque de lluvias, con una capacidad de 35 metros cúbicos, que se derivan automáticamente hacia la red de saneamiento para su vaciado.

Los trabajos han supuesto la mejora del funcionamiento de la red de saneamiento en la zona, que requería la ejecución de trabajos de mantenimiento sistemáticos con camión cuba. Para ello, se ha ejecutado nuevo colector de 15 metros en la esquina de Pere III y avenida la Mura.

En cuanto a la mejora de la captación y gestión de aguas pluviales, la actuación en Pere III permitirá minimizar el impacto de los episodios de fuertes lluvias, a través de la instalación de dos sistemas de captación de pluviales, en la esquina de la plaza Bayarri y junto a Padre Molina.

Facsa ha instado rejillas de máxima absorción, con un sistema de minimización de ruidos por el paso de vehículos y válvulas especiales anti-retorno, que evitan olores y la presencia de mosquitos e insectos, incluso en verano. Cabe destacar que este sistema ha funcionado muy bien en los últimos episodios de lluvias, a finales de junio, con 30 litros por metro cuadrado en 10 minutos.

“Un proyecto piloto muy interesante que no sólo nos permite estar mejor preparados frente a las lluvias, sino también avanzar en la mejora de nuestra red con sistemas innovadores para minimizar olores y ruidos y, por lo tanto, mejorar la calidad de vida en la ciudad”, ha destacado Benlloch.

 

Comparte esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin