Éxito de las jornadas de FACSA sobre el problema de proliferación de microalgas en aguas costeras

Más de un centenar de personas, entre científicos, expertos y representantes de la sociedad civil, se dieron cita este jueves en las instalaciones del Club Diario de Ibiza para analizar desde una perspectiva global el problema de la proliferación de microalgas en aguas costeras en las jornadas organizadas por FACSA, con la colaboración con la Cátedra de innovación en el Ciclo Integral del Agua de la Universitat Jaume I de Castelló.

Tras la inauguración, que corrió a cargo del director general de FACSA, José Claramonte; junto con la directora del Diario de Ibiza, Cristina Martín; y el conseller de Presidència i Gestió Ambiental del Consell Insular d’Eivissa, Vicent Roig, expertos como Esther Garcés, del Instituto del Ciencias del Mar; y Gabriel Moyá, profesor de Ecología de la Universitat de les Illes Balears, expusieron a grandes rasgos las causas y consecuencias de esta problemática.

En un segundo bloque de intervenciones, investigadores como Gotzón Basterretxea, del Instituto de Estudios Avanzados del Mediterráneo (IMEDEA); o Martín Llobera, consultor ambiental y socio del Gabinete de Análisis Ambiental y Territorial, dieron a conocer algunos casos prácticos para analizar tanto las causas de este fenómeno como sus repercusiones en ámbitos como el turístico y el económico.

En ese sentido Pablo Carratalà, investigador de la Universitat Jaume I de Castelló, avanzó los primeros resultados del proyecto Hydroalgal. Una iniciativa impulsada por FACSA que, con la colaboración de la IMEDEA, el centro mixto de investigación UIB-CSIC, la Universitat Jaume I de Castellón y la Universitat de les Illes Balears, utiliza herramientas de simulación computacional para identificar posibles escenarios de riesgo y desarrollar soluciones específicas que contribuyan a resolver de manera eficaz cada caso.

Según detalló, a través de sistemas de medición en continuo y la instalación de un sistema de bombeo, se facilita la renovación de las aguas y se mitigan los efectos de los episodios de proliferaciones algales, al beneficiar tanto a la dilución como al transporte y contribuir a la reducción de temperatura en las calas estudiadas.

En cuanto a la gestión de esta problemática tanto en la costa balear como en el arco Mediterráneo, la jornada contó con la intervención de expertos como Carolina Assadi, coordinadora de proyectos en Oceansnell; Diego Ponce, técnico de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany; además de Javier Aguilar, gerente de la empresa Fitotax y profesor asociado del Departamento de Ciencias del Mar y Biología de la Universidad de Alicante.

En líneas generales, los expertos coincidieron en la “necesidad” de incrementar las acciones tendentes a proteger en mayor medida la calidad de las aguas costeras con el fin de evitar la proliferación de microalgas, así como la importancia de coordinar las acciones que contribuyan a mitigar los efectos asociados a esta problemática.