Facsa y Onda renuevan su compromiso los próximos 25 años para garantizar y mejorar el suministro de agua

Onda-suministro-de-agua

El Ayuntamiento de Onda y Facsa renuevan su compromiso para garantizar el suministro de agua del municipio durante los próximos veinticinco años. El nuevo contrato se centra en mejorar el servicio mediante diversas acciones como la construcción de un anillo perimetral en la red del casco urbano que servirá para asegurar la calidad del abastecimiento, en cuanto a caudal y presión del agua, durante los próximos años.

En consonancia con la Agenda 2030 seguida por el Consistorio, esta renovación tiene los objetivos de avanzar en la sostenibilidad y el aprovechamiento de los recursos hídricos. La meta principal es evitar las pérdidas de suministro provocadas por filtraciones o por fugas, que se pueden prevenir mejorando el sistema de conducción del agua en la localidad. Además, la energía eléctrica utilizada para su funcionamiento procederá al 100% de fuentes renovables.

La alcaldesa de Onda, Carmina Ballester ha declarado que “las prioridades de este Ayuntamiento son claras y tienen que ver con la utilización responsable de los recursos. Es importante modernizar nuestras infraestructuras hídricas y evitar pérdidas para asegurar un abastecimiento sostenible y de calidad a los ondenses”. “Creemos que el nuevo contrato con Facsa es el camino a seguir para que Onda siga dando un buen servicio de aguas a los ciudadanos”, ha señalado.

Una de las grandes novedades del nuevo compromiso entre la compañía y el Ayuntamiento es la planificación de una fuente urbana en la avenida de Montendre. Además, se va a implementar un sistema de telelectura a la totalidad de los abonados en las zonas industriales. Esta medida está directamente relacionada con la digitalización y monitorización en tiempo real de algunos parámetros en distintos puntos de la localidad, garantizando un control más eficiente de la red.

Tal y como ha indicado Ignacio Aparici, jefe de Servicio Área de Abastecimientos de Facsa, “con estas soluciones buscamos avanzar en la implementación de un modelo de gestión sostenible para garantizar la disponibilidad de agua en términos de calidad y cantidad, promoviendo el uso responsable del agua, la eficiencia operativa y la transparencia en la gestión”.

Por último, se iniciará una campaña de sustitución de la red intensiva durante los dos primeros años en los puntos que requieran actuaciones urgentes, que continuará durante los próximos 25 años que supone la renovación del contrato.