Sant Antoni da un nuevo paso hacia la sostenibilidad reduciendo a solo un 12% las pérdidas de agua

pérdidas-de-agua

Fruto de las intensas labores de optimización de la eficiencia hidráulica llevadas a cabo durante 2021 y el primer semestre de 2022, el Servicio Municipal de Aguas de Sant Antoni de Portmany ha conseguido dar un nuevo paso hacia la sostenibilidad, alcanzando -en el segundo trimestre de 2022- un 88 % de Rendimiento Técnico Hidráulico en la red de abastecimiento, lo que se traduce en tan solo un 12% de pérdidas de agua.  Un porcentaje de pérdidas que se sitúa muy por debajo del porcentaje de pérdidas medio a nivel nacional y del requerido en el Plan Hidrológico de las Islas Baleares para el año 2021, ambos del 25%.

Esta cifra resulta de especial relevancia teniendo en cuenta que los recursos de la isla de Ibiza son muy limitados debido a la escasez y sobreexplotación de los acuíferos subterráneos. Además, la producción y distribución el agua procedente del sistema de desaladoras de agua de mar –que aporta aquellos caudales de agua que no pueden suministrar los acuíferos- es muy costosa energética y económicamente.

Todo ello, unido al crecimiento de la población permanente, hace que la optimización del aprovechamiento del agua en las redes de distribución municipal no sea una opción sino una necesidad.

El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany tiene muy clara esa necesidad y por ello está llevando a cabo una constante optimización del servicio a través de Facsa, la operadora del servicio de agua que durante los dos últimos años ha renovado un total de 6.400 metros de la red de abastecimiento, ha instalado un total de 3.200 metros de nuevas redes de abastecimiento de agua y más de 1.600 contadores inteligentes.

Cabe destacar también que, durante el presente año, se ha procedido a la renovación de la red de abastecimiento de agua potable y saneamiento de la calle Sta. Agnés y ya se está trabajando, conjuntamente con el ayuntamiento, para planificar las próximas renovaciones de red, que tendrán lugar nada más finalizar la temporada estival.

Y es que Facsa, a lo largo de sus más de 145 años de historia, ha apostado siempre por la tecnología y la digitalización como pilares fundamentales para mejorar el servicio a la ciudadanía, optimizar la eficiencia en la gestión del agua y reforzar su compromiso con la sostenibilidad y la economía circular.

Fruto de esta apuesta y del proceso de transformación digital en el que se está inmerso, aúna bajo la marca Waternology by FACSA distintas soluciones digitales para la gestión inteligente del ciclo integral del agua, todas ellas diseñadas bajo criterios de ciberseguridad, transparencia, innovación y sostenibilidad. Unas soluciones que la compañía, desde su llegada, ha puesto al servicio de Sant Antoni para mejorar el servicio en términos de eficiencia, calidad y sostenibilidad del recurso.